Nuevo

Dr. Blanco Rivera: Hacedor De Tragedias De Nathalia Tórtora

1149 pesos

en 12x 162 pesos con 94 centavos

Envío a todo el país

Conocé los tiempos y las formas de envío.

Stock disponible

Garantía

Garantía de la tienda

Sin garantía

Medios de pago

Hasta 12 cuotas sin tarjeta

Mercado Crédito

Tarjetas de crédito

¡Cuotas sin interés con bancos seleccionados!

Visa
American Express
Mastercard
Naranja

Tarjetas de débito

Visa Débito
Mastercard Débito
Cabal Débito
Maestro

Efectivo

Rapipago
Pago Fácil

Características principales

Título del libroDr. Blanco Rivera: hacedor de tragedias
AutorNathalia Tórtora
IdiomaEspañol
Editorial del libroVanadis
Año de publicación2020
FormatoPapel
Tapa del libroBlanda

Otras características

  • Cantidad de páginas: 148

  • Con páginas para colorear: No

  • Con realidad aumentada: No

  • Es formato bolsillo: No

  • Género del libro: Terror,vampiros,paranormal,histórico

  • Tipo de narración: Novela

  • Edad mínima recomendada: 13 años

  • Edad máxima recomendada: 99 años

  • Altura: 21 cm

  • Ancho: 14 cm

  • Peso: 0.22 kg

  • ISBN: 9789874727763

Descripción

Lengua: Español
Páginas: 148
Tamaño: 14 x 1 x 21 cm
Peso: 0.210 kg
ISBN: 978-987-47277-6-3
Publicación: Mayo 2020    

El navío francés arribó poco antes de una madrugada otoñal. En Buenos Aires no hubo quien recibiese al único pasajero que descendió, envuelto en la sombra de la noche y bajo un sombrero que era demasiado grande para su cabeza. Cuando el amanecer porteño despertó a los primeros habitantes de la ciudad, algunas horas después del desembarco, La Gloire flotaba, muda, a varios metros de la costa. Dentro no había señales de vida o de muerte, solo el abandono de helados muros que repetían las voces de quienes revisaban sus recovecos como si se burlara de su curiosidad. Fue un caso extraño, sin lugar a dudas.
El Doctor Hipólito Blanco Rivera —como se hizo llamar Niavasha en tierra americana— ya se había internado en las calles de Buenos Aires antes de que los primeros rayos del sol bañaran su piel. Había hallado su lóbrego refugio en una habitación vacía del segundo piso del Convento de San Francisco. Desde allí, observaría por un tiempo el nuevo mundo bajo el resguardo de la oscuridad. Observaría y aprendería a velocidad inhumana las costumbres locales para poder pronto mezclarse con la multitud. Niavasha llegó, como quien dice, en el momento indicado.
El creciente brote de fiebre amarilla oscilaba al igual que un péndulo: constante y con sus altibajos. El escenario social no podría haber sido mejor para su festín.